Área de Lingüística Aplicada

Coordinadora: Dra. Isolda E. Carranza

Contacto: ala@lenguas.unc.edu.ar

Para encarar acciones de estímulo a las investigaciones e intervenciones en el vasto territorio de la lingüística aplicada, es indispensable partir de una mirada aggiornada sobre su actual configuración. 


En nuestro medio, el atributo de “aplicada” se asociaba con exclusividad al ámbito de la educación. Típicamente se concebía como sinónimo de la enseñanza de lengua materna y extranjera, y con frecuencia, incluía los problemas de la evaluación de la adquisición de esas lenguas. Tales temas no agotan la agenda, sino que son una parte de la variedad de asuntos que abarcan la socialización lingüística dentro y fuera de la escuela, la alfabetización avanzada y la académica, la socialización lingüística de adultos, el multiculturalismo vinculado al lenguaje y hasta la industria editorial con sus decisiones prescriptivas.


Las aplicaciones de la lingüística, sin embargo, han sido útiles en los ámbitos del trabajo, la atención de la salud y la administración de justicia. En el primero, los objetos de transferencias son, entre otros, las entrevistas laborales, la toma colectiva de decisiones, el diseño eficaz de formularios, la claridad de los instructivos para el manejo de máquinas y la comunicación organizacional. En el terreno sanitario, los lingüistas han contribuido a mejorar la comunicación en la consulta médica, las campañas de salud pública y la inteligibilidad de los prospectos de medicamentos. Las preocupaciones típicas en el ámbito de la justicia son la comunicación con los ciudadanos, derechos del consumidor, la inteligibilidad de los contratos y el registro de nombres de marcas de productos comerciales.


El espectro de problemas a los que son convocados los lingüistas para cooperar en su solución con otros especialistas se sigue expandiendo tanto en el sector privado como en las instituciones estatales. Por ejemplo, las políticas lingüísticas regionales y nacionales se diseñan para los cuatro ámbitos arriba mencionados y en las relaciones con otros estados, entre otras aplicaciones, en convenios bilaterales o multilaterales, ya sea sobre migrantes o sobre industrias culturales.En este sentido, el carácter de aplicada también se sustancia en la traducción tanto para el comercio exterior como para el acceso a la justicia, la salud y la educación de residentes en el país. 


El rango de las aplicaciones de la lingüística se ve ampliado debido al creciente interés por nuevos objetivos. Algunos de ellos son develar estereotipos lingüísticos y colaborar en la concientización para desarmarlos, describir las ideas locales sobre la corrección política en el lenguaje y sobre la inclusión en la referencia lingüística, y combatir el lenguaje de la agresión en redes sociales y el lenguaje procaz o burdo en productos de la cultura popular.


No obstante, el panorama de la lingüística aplicada no es solo cuestión de un inventario extendido de temas, sino de enfoques que se alejan de las pretensiones de universalismo y del prescriptivismo para centrarse en las prácticas locales y en la visión de los sujetos concretos sobre sus fines comunicativos. Básicamente, se aspira a echar luz a problemas prácticos en contextos específicos y a contribuir a resolverlos en diálogo con los actores involucrados. Sintonizada con estos avances disciplinares, el Área de Lingüística Aplicada del CIFAL se orienta a estimular la generación de conocimiento lingüístico y sus aplicaciones en todo el alcance de su diversidad.